Cómo aprender un idioma rápido y sin esfuerzo

¿Cómo podemos aprender un nuevo idioma de manera rápida y sencilla?

Estaba muy cansado de desperdiciar parte de mi tiempo sentado en una mesa mientras escuchaba una y otra vez las mismas reglas gramaticales. Por eso, después de estudiar la carrera de psicología, decidí buscarle la parte práctica a las técnicas de aprendizaje que me habían enseñado y usarlas para aprender un nuevo idioma. Te enseñaré a que tú puedas hacer lo mismo en 6 meses después de leer este artículo.

Antes de que pongas las dos típicas excusas universales para aprender un idioma las contestaré por ti:

  1. No, no hace falta que tengas un talento especial.
  2. Tampoco hace falta que te vayas a vivir a un país donde se hable ese idioma. 

5 principios para aprender un nuevo idioma fácilmente

1. Concéntrate en contenido que te apasione.

Una de las herramientas más potentes del cerebro humano es la atención  (capacidad de seleccionar y concentrarse en los estímulos relevantes)Si lo que tienes enfrente no es de gran relevancia para ti, no le prestarás atención, y si lo haces, ésta será durante un breve periodo de tiempo.

Imagina que estás viendo una película en el salón de tu casa pero no te está gustando nada ¿Qué es lo primero que haces? Cambiar de canal, coger el móvil, hablar con quien esté al lado… no prestarle atención a lo que estás viendo. En cambio, si comienzas a ver una película que te apasiona te da igual que la gente te hable, te da igual que el móvil vibre… ¡Te da igual todo!¡No piensas cambiar de canal!

Los libros de inglés no están diseñados para ser la mejor película de tu vida. Es más, parecen que los han estructurado para torturar a los prisioneros de Alcatraz. Te recomiendo que elijas aspectos que sean relevantes para tu vida y despierten gran interés.  ¿Has comenzado a ver una serie que te apasiona? ¡Genial! Puedes verla siempre que quieras, sin ningún tipo de problema. Pero… la tienes que ver en inglés subtitulada en inglés claro. Para poder continuar el hilo de la serie tendrás que ir traduciendo las palabras importantes (vocabulario), te fijarás en los tiempos verbales que usen (gramática) e irás quedándote con la voz de los protagonistas (escucha).

Si tu nivel de inglés es muy bajo, es importante que al principio dediques más esfuerzo de lo que esperas tener que dedicar. Aprender un idioma es como meterse dentro de una playa. La primera parte está llena de olas rompiendo y es muy complicado sobrepasarla. Una vez pasada esta barrera encontrarás un océano mucho más calmado para poder nadar. El comienzo de aprender una lengua es tedioso y debes ser muy resiliente, pero una vez sobrepasada la orilla créeme que todo es mucho más sencillo y lo aprenderás de manera inconsciente.

2. Usa las emociones a tu favor

¿Qué comiste el martes pasado? Si no te acuerdas de este dato puede ser por dos motivos:

  1. No era algo relevante que retuviese toda tu atención
  2. No pasó nada que implicase un cúmulo de emociones

Las emociones (positivas o negativas) ayudan a que nuestra memoria retenga la información de ese momento. Por ejemplo, seguro que te acuerdas de lo que comiste en un día muy triste como el entierro de un familiar, o en un día muy feliz como tu cumpleaños. ¿A qué se debe esto? A que estabas prestando atención y estabas emocionado. Las academias de inglés no son precisamente un sitio donde la gente se emocione constantemente, al contrario, tan solo ves caras aburridas y mirando el reloj a ver a que hora se acaba. 

Te pongo otra tarea:

Busca por internet dónde se realizan intercambios de idiomas en tu ciudad (Tandem). Allí tendrás que esforzarte en hablar otras lenguas con gente nativa, y ellos tratarán de hacer lo mismo con el español. Es un método muy efectivo para poder aprender un idioma porque al obligarte a comunicarte con una persona enfocas toda tu atención en ello para poder lograrlo, y, a su vez, es un estímulo novedoso lleno de emociones (felicidad, nerviosismo, frustración…)

3. Comunícate aunque cometas errores

¿Cómo se comunican los niños pequeños? Cometiendo errores una y otra vez. Seguro que tienes cierto vocabulario, aunque sea de bajísimo nivel. Con muy pocas palabras puedes hacer el indio e ir mezclándolas, lo más importante es que te entiendan y hacerse entender. A este punto, le debes sumar un aspecto ¡Pregunta cuando no sepas algo! No pasa nada por no saber algo, pero debes preguntarlo, o buscarlo en algún lado o nada cambiará.

Avisa a las personas que te rodeen que quieres que te corrijan cuando te equivoques, de este modo irás modelando tu pronunciación y vocabulario perfeccionando cada día un poco más.

4. Relaciona contenidos con los que ya sabes

Todos sabemos que para aprender un idioma tienes que adquirir cierto vocabulario, y hay gente que le dedica muchísimo tiempo y esfuerzo a memorizar palabras por medio de la repetición. Pues bien, os daré un truco que para mi ha sido la clave para memorizar toda la información en un tiempo record ¡Relaciona el contenido con palabras o con imágenes que conozcas!

Por ejemplo, para acordaros que aguacate en inglés se dice avocado tienes dos métodos

  1. Repetir una y otra vez avocado hasta que se quede en tu memoria a corto plazo (porque acabarás olvidándote)
  2. O seguir nuestros consejos y cada vez que pienses en un aguacate te imagines que es un abogado defendiendo a alguien. Os parecerá una tontería pero si te imaginas ahora mismo un aguacate con corbata, con su maletín y de camino a un juicio nunca se te olvidará que en inglés se dice avocado.

 

 

 

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *