Las redes sociales son antisociales

En la sociedad del espectáculo, las redes sociales se han convertido en el mayor teatro jamás creado. Esto supone muchos peligros para la sociedad, pero sobre todo, un peligro para el individuo que está inmerso en ella sin saber qué se está actuando. 

La falsedad de las redes sociales

Soy un adolescente cualquiera, mi nombre es Alejandro.  Si entras a mi camerino podrás observar miles de problemas personales. Mis padres se quieren separar, mi hermano está enganchado a la cocaína y la situación es inaguantable. Hace tiempo que estoy harto de las peleas y los gritos. No quiero que los demás sepan mis problemas familiares, nadie sabe lo que estoy pasando y espero que siga así.

Todos los días salgo de mi camerino (aquel que representa mi vida privada) y me siento a contemplar el teatro más grande de la historia (instagram). Se abre el telón:

En la escena puedo ver un increíble atardecer, un grupo de amigos contentos mirando hacia el público, y un mensaje: “Felicidad que bonito nombre tienes”. Todo el mundo está aplaudiendo, tiene 250 aplausos (o me gustas) y… están tan felices. Ojalá mi vida fuese así. Pablo es una persona con mucha suerte.

Conforme sigo mirando, todo parece más idílico. Todos tienen una vida perfecta. Ahora puedo observar a María mientras se toma una cerveza con todos sus amigos, están sonriendo y se abrazan. Que bien se lo tienen que estar pasando. Yo, en cambio, soy el único que tiene problemas ¿Por qué todo me sale mal?

Miro hacia el público, se que todos están mirándome aunque no los vea. Sonrío, busco un buen ángulo para desarrollar mi obra teatral y… ¡Que bien se está cuando se está bien! De fondo se puede ver el atardecer de mi terraza, y se escucha “Don’t worry be happy” de Bobby McFerrin. La gente está aplaudiendo, pero no tanto como a Pablo. Mi obra ha tenido 95 aplausos (o me gustas). Ojalá ser tan popular como él y tener tantos amigos como María, mi vida es una mierda.

Las redes sociales son una trampa

Alejandro ha caído en la trampa de Pablo y María, pero… ¿Qué hay detrás? Veamos:

Pablo está con un grupo de amigos en el monte. Ha salido porque quería despejarse, su novia le ha dejado y lleva días sin salir de casa. Una vez allí no para de mirar el móvil por si sube algún teatro nuevo. No se lo está pasando bien, tan sólo está pensando una y otra vez… ¿Qué estará haciendo ella en este momento? ¿Con quién estará? Decide entrar a escena a ver si su ex está entre el público y le aplaude, pero no es así. Recibe 250 aplausos (o me gustas) pero ninguno es de ella ¿Qué estará haciendo María? ¿Por qué ya no quiere saber de mi? Ojalá ser como Alejandro. Él está soltero y no tiene ningún tipo de preocupación.  “No te preocupes sé feliz”, es fácil decirlo si no tienes problemas. Ojalá ser como él y que la vida me sonría (Piensa Pablo)

María (su exnovia) está con un grupo de amigos en el bar de siempre. No para de pensar en Pablo, lo echa tantísimo de menos. En cambio, él está en un monte con los amigos. Lo ha visto entrar a escena, se lo está pasando genial. Seguro que me ha olvidado ya, no pienso aplaudirle (piensa María). En ese momento, decide ponerse la máscara de gala y entrar al escenario con una sonrisa. 

Se abre el telón:

¿Cómo usar las redes sociales?

Para poder usar una red social es necesario primero que sepas que estás formando parte de un espectáculo. Si no eres consciente de ello puedes caer en la trampa y pensar que todo el mundo tiene una vida maravillosa. No eres la única persona que tiene problemas, sé consciente de ello antes de formarte ideales irrealistas que puedan hacerte daño.

Imagina que puedes parar el tiempo delante del chico o la chica que te gusta, y puedes elegir que impresión dar ¿Cuál darías? Lo más normal es que quieras mostrar todos los aspectos positivos de tu vida para dar una buena impresión. Pues bien, las redes sociales nos proporcionan esa herramienta. Podemos parar el tiempo, borrar las escenas negativas, retocar las neutras y hacer de un mundo real con sus pros y sus contras un mundo idealizado.

¿Entonces que tengo que hacer? ¿Mostrar todos mis problemas por las redes sociales? Tampoco te pases. La sociedad ha puesto las reglas del juego, y tu puedes entrar a jugar. Eso si, siempre con la perspectiva de que vas a entrar a un teatro. Puedes aplaudir, reírte, escenificar. Lo que no puedes hacer es sumergirte tanto en la obra que se convierta en tu realidad más pura. 

Quizá te pueda interesar también:

  1. C.tangana – la sociedad del espectáculo
Las redes sociales son antisociales
5 (100%) 1 vote
Tags from the story
,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *